Leviatán #11

Agosto 30, 2008

” Tenía noticias, dijo, y pensó que tal vez me interesarían. Habían identificado a la persona que había estado firmando mis libros y habia resultado ser amigo mio, un hombre que se llamaba Benjamin Sachs. ¿Por qué querría un amigo hacer una cosa así?

Miré fijamente al suelo conteniendo las lágrimas mientras Harris esperaba una respuesta.

-Porque me echaba de menos -dije finalmente-. Se marchó a hacer un largo viaje y se le olvidó comprar postales. Era su manera de permanecer en contacto conmigo.

-Ah -dijo Harris-. Un verdadero bromista. Tal vez pueda usted decirme algo más sobre él.

-Sí, puedo decirle muchas cosas. Ahora que ha muerto ya no importa, ¿verdad?

Entonces señalé la cabaña del estudio y sin decir una palabra más crucé el patio delante de Harris bajo el caliente sol de la tarde. Subimos juntos los escalones y una vez dentro le entregué las páginas de este libro.”

Fin

Advertisements

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: